Terapia de flotación


Hace dos semanas tuve el placer de estar en Flotexperiencie, un centro decorado con mucho mimo que utiliza sales terapéuticas en sus tratamientos para aliviar diferentes dolencias. Ahí tienen distintas terapias, pero las que más me llamaron la atención fueron la haloterapia y la flotación. La primera todavía no he tenido oportunidad de probarla, aunque el hecho de que sea una terapia basada en estar en una habitación cubierta de sal para curar problemas del aparato respiratorio me parece muy interesante. Lo que sí pude probar fue la terapia de flotación, que es de lo que quiero hablaros en este post.


¿Qué es la terapia de flotación? 


Es una terapia que consiste en meterse en una piscina que contiene la cantidad suficiente de sales de Epsom como para hacer que flotes sin esfuerzo alguno. Esto combinado con cromoterapia y sonidos relajantes, hace que sea una experiencia completamente única.


En este tratamiento las sales de Epsom juegan un papel fundamental, ya que no solo te permiten flotar, sino que también tienen propiedades terapéuticas al ser ricas en magnesio, un mineral con múltiples beneficios del que hablaré más adelante en otro post.



Beneficios de la terapia de flotación


Esta terapia tiene efectos muy beneficiosos y diversos sobre el sistema nervioso, la piel, la musculatura y las articulaciones, siendo los que redacto a continuación los más relevantes: