Cómo reducir la ansiedad por la comida


Del aislamiento podemos sacar muchas cosas positivas, pero una de ellas sin duda alguna es que disponemos mucho más de algo muy valioso para todos: el tiempo. Más tiempo para charlar con nuestros seres queridos, para leer, cocinar, para ser más creativos o para dar un impulso al negocio y reinventarse.


Tener tiempo desde luego tiene muchas cosas positivas, pero si hubiese que ponerle una pega sería que a veces puede dar lugar a que se piense demasiado en el futuro de forma negativa y eso acabe provocando ansiedad. Por otro lado, si juntas ansiedad con aburrimiento, ya tienes los ingredientes clave para ir a la cocina y comer lo primero que pilles dulce y calórico, una y otra vez, sin poder parar.


Esto produce una sensación de placer momentánea gracias a un neurotransmisor: la dopamina. Para que se entienda bien, cada vez que ingieres esos alimentos, el organismo libera ciertas cantidades de este mensajero químico, provocando una sensación de placer momentánea. Esto puede parecer de primeras algo positivo, pero realmente solo se estaría poniendo un parche a la ansiedad, ya que para mantener esa sensación de placer en el tiempo sería necesario volver a comer de nuevo, a pesar de no tener hambre. ¿No queremos eso verdad?



Por otro lado, el tomar alimentos con un índice glucémico elevado (esto es que el azúcar en forma de glucosa pasa a la sangre mucho más rápido), hace que nuestro cuerpo reciba energía rápidamente, pero igual de rápido que viene se va, por tanto no suelen ser alimentos saciantes ya que en poco tiempo se vuelve a tener ganas de comer, lo cual tampoco ayuda en momentos de ansiedad.


Ahora que entiendes un poquito más lo que pasa en tu organismo cuando tienes ansiedad por la comida, ¡llegan los remedios!. Sí. Todo tiene solución. Aunque te adelanto que vas a tener que poner de tu parte jugando con dos ingredientes fundamentales: intención y ganas de sentirte mejor. ¿Vamos a por ello?


1. Analiza primero de dónde viene la ansiedad. Cuando te den muchas ganas de comer sin parar, escúchate y si puedes, contesta en un papel, en notas del móvil o en tu mente a la siguiente pregunta: ¿qué es lo que te ha provocado las ganas de comer de manera ansiosa?


Para poder entender de dónde viene esa ansiedad, es importante dar con su origen. Seguramente te preocupe algo del futuro: que le pase algo a un ser querido, que te despidan del trabajo, no llegar a final de mes. Si es así, centra tu atención en el presente y aleja tus pensamientos de ese futuro incierto con el siguiente ejercicio.



2. Un toque de Mindfulness. Cierra los ojos, respira profundamente hinchando el abdomen 10 veces e imagínate en una situación del pasado en la que hayas sido capaz de superar algo muy complicado. Quédate en esa sensación un rato y, antes de abrir los ojos, sonríe.



3. Toma alimentos de bajo índice glucémico. Éstos son más saciantes y te harán llevar la ansiedad por la comida mucho más fácil.


  • verduras: en general todas son de bajo índice glucémico, especialmente las de hoja verde

  • fruta: fresas, manzana, naranja, uva, kiwi, plátano, tomate, etc.

  • cereales: quinoa, amaranto, avena, mijo, etc.

  • legumbres: garbanzos, lentejas, soja

  • lácteos



4. Haz ejercicio o practica yoga. Al hacer deporte se aumentan los niveles de serotonina, otro mensajero químico muy importante encargado de producir la sensación de felicidad, lo cual ayuda bastante a reducir la ansiedad. Mis recomendaciones son:


  • BerdiBon. Si quieres mejorar tu estado físico, sentirte bien y recargarte de energía positiva, todo al mismo tiempo, te recomiendo que cojas unas sesiones con ellos de pilates o entrenamiento funcional. Es diversión asegurada. Su insta es @berdibonjm

  • Om my mat. Claudia es un alma que te aportará mucha luz y vitalidad acompañándote en una práctica de yoga al estilo Hatha Vinyasa, dinámico y fluido. Ahora ofrece sesiones online geniales para estos momentos. ¡No te pierdas seguirla por instagram! @claudiaommymat


5. Medita para traer calma a tu interior. Si eres de las que piensa que la meditación es solo para budistas, ¡error!. Meditar trae paz tanto al cuerpo como a la mente y es apto para todo el mundo. No es necesario dejar la mente en blanco. Para empezar te recomiendo la aplicación de @headspace. Es muy intuitiva y puedes elegir el tipo de meditación que necesites en función de tu estado de ánimo y del tiempo que quieras meditar.



¡Estos son mis consejos para reducir la ansiedad por la comida! Si te surge cualquier duda puedes dejarme un comentario y te contesto en cuanto pueda. ¡Espero que te haya resultado útil! Y ahora...a ponerlo en práctica.

193 vistas
Suscríbete a "Mi pequeño oasis" la newsletter con alma
ACOMPÁÑAME EN:
MÁS INFO:
  • Negro Facebook Icono
  • Black YouTube Icon
  • Black Instagram Icon