Beneficios de los baños con sales de Epson y Algas



Debido al estilo de vida que llevamos, cada vez hay una mayor necesidad de relajarnos y de purificar nuestro cuerpo para sentirnos bien. Por un lado, la mente nos juega malas pasadas debido a que tenemos un constante ruido interno de pensamientos repetitivos que nos impiden pensar con claridad o sentirnos en paz. Esto lo único que hace es generarnos ansiedad, estrés, insomnio, dolores de cabeza, tensión muscular y problemas digestivos, entre otras muchas cosas.


Por otro lado, debido a que el estrés acidifica el medio interno del cuerpo y a la mala alimentación que llevamos (frecuentemente alta en azúcares, sal refinada, procesados y grasas saturadas), resulta fundamental purificar nuestro organismo de vez en cuando para eliminar las toxinas que se han acumulado en él y así poder tener una mejor salud.


Para relajarnos y purificar nuestro organismo, podemos recurrir a distintos remedios naturales: complementos alimenticios, masajes, alimentación saludable, meditación, deporte, etc. Pero en este post en concreto quiero hablaros de los baños con sales de Epson y algas marinas. Empecemos.



BAÑOS CON SALES DE EPSOM


Antes de empezar a explicar las propiedades de estas sales en concreto, quiero hablaros de un fenómeno físico llamado osmosis. Cuando nos damos un baño de sal con agua caliente, debido al calor, los poros de nuestra piel se dilatan. Al añadir a una bañera (con 70-100 litros de agua) 2kg de sal, nuestro cuerpo, pasados unos minutos, va a empezar a eliminar las toxinas, grasas, ácidos y amoniaco por nuestra piel. Esto sucede así debido a que la concentración salina del agua de la bañera es mayor a la de nuestras células, produciéndose una osmosis. Esto se puede hacer con cualquier tipo de sal (mejor si no es refinada), incluida la del supermercado, aunque ahora explicaré por qué es mejor usar las sales de Epsom.


En este vídeo, a partir del minuto 40:41, el Doctor Alberto Marti Bosch explica los beneficios que tiene este tratamiento natural que podemos hacer en casa para personas que tienen cáncer o problemas de riñón, entre otras muchas cosas. Os recomiendo que lo veáis entero porque es muy interesante.


Ahora sí, me centro en las sales de Epsom o sulfato de magnesio. Su origen está en Epsom, una comarca de Inglaterra que tiene un agua mineral muy rica en este tipo de sales, de ahí su nombre, aunque también se adquiere a partir de agua marina.


Las sales de Epsom son ricas en magnesio, un mineral necesario para realizar 300 tipos de reacciones en nuestro organismo. Sin embargo, aproximadamente el 80% de la población tiene deficiencia de este mineral y no lo sabe porque no se muestra en los análisis de sangre debido a que solo el 1% del magnesio se almacena en ella (más info aquí). Una deficiencia de magnesio puede producir espasmos musculares, dolores de cabeza, insomnio, falta de concentración, migrañas, asma, osteoporosis, ansiedad y depresión, enfermedades del corazón y palpitaciones, mala memoria, etc.


Beneficios de las sales de Epsom

  • Ayuda a relajar la musculatura tensa

  • Reduce las agujetas generadas después de hacer ejercicio o de un masaje intenso

  • Disminuye el insomnio, el estrés y la ansiedad

  • Alivia los síntomas de la fibromialgia (estudio) y la artritis (estudio)


¿Qué sales de Epsom son las recomendables?

La marca pionera en sales de Epsom es Westlab. En su web podéis encontrar las distintas variedades de sales de baño que tienen. A mí las que más me gustan son las "reviving", pero depende de las necesidades que cada persona.


¿Cuánto tiempo hay que estar en la bañera?

Se suele estar entre 10 y 30 minutos, aunque lo recomendable es salir a los 15-20 min. cuando el agua empieza a enfriarse.


¿Cada cuánto hay que darse estos baños?

Depende muchísimo de las necesidades de cada persona. El dr. Alberto Marti Bosch recomienda un baño al día a personas con cáncer, pero te lo puedes dar una vez al mes de mantenimiento o cada más tiempo si crees que no lo necesitas. Recuerda que, aunque sea muy terapéutico, supone un gran gasto de agua. Es importante cuidarse pero de una forma consciente, sin abusar de los recursos que nos brinda la Tierra. De hecho, si tienes el mar cerca no hay nada más terapéutico que darte un buen baño en él.


¿Y si no tengo bañera en casa?

En ese caso puedes coger un barreño con agua caliente, echarle medio kilo de sales de Epsom y y sumergir los pies en el agua durante 20 minutos.



BAÑOS CON POLVO DE ALGAS


Como he comentado al principio, cada vez hay una necesidad mayor de purificar nuestro organismo. Es por eso que, aprovechando la osmosis que se produce debido a la alta concentración de sales en el agua, se puede aplicar también un vaso de polvos de algas marinas. Las algas tienen innumerables propiedades terapéuticas. Entre ellas:


  • Estimulan la circulación sanguínea y linfática

  • Reducen la inflamación

  • Purifican el organismo

  • Tienen un efecto relajante debido a los minerales que contienen

  • Ayudan a eliminar toxinas

  • Son remineralizantes

  • Reducen el insomnio y la fatiga



¿Dónde comprarlo?

La marca que más me gusta es Mistic Moments. El tipo de alga que tienen se llama Ascophyllum nodosum y contiene todos los minerales esenciales en el organismo, 14 vitaminas y 16 aminoácidos.





¡Espero que os haya parecido interesante este post y que hayáis aprendido muchas cosas!. Si tenéis cualquier duda u opinión podéis dejar un comentario abajo.


Gracias por leer(me),


Helena




68 vistas
Suscríbete a "Mi pequeño oasis" la newsletter con alma
ACOMPÁÑAME EN:
MÁS INFO:
  • Negro Facebook Icono
  • Black YouTube Icon
  • Black Instagram Icon